Vaginosis bacteriana en el embarazo

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección común en la mujer. Es causada por un desequilibrio en el pH que altera la flora bacteriana natural de la vagina. Si el flujo vaginal, especialmente después del sexo, tiene un olor desagradable, usted podría padecer vagisnosis bacteriana.

Una estadística aproximada dice que el 20% de las mujeres embarazadas pueden infectarse de vaginosis bacteriana. Cuando no es diagnosticada ni tratada puede dar lugar a calambres estomacales, parto difícil o incluso puede provocar una intoxicación en el feto. Los bebés pueden nacer prematuramente o con bajo peso. Además, esta infección no tratada puede dañar las trompas de falopio y conducir a la infertilidad.

Tratamiento para la vulvovaginitis bacteriana durante el embarazo

Aunque el tratamiento médico consiste en tomar antibióticos por vía oral o a través de la vagina para matar las bacterias, el problema es que al matar estas bacterias también se matan otros ajentes necesarios, debido a esto, las mujeres que alguna vez han sufrido de vaginosis bacteriana pueden infectarse de nuevo ya que esta infección se produce por un desequilibrio de ajentes y bacterias en la vagina.

Además, la medicación con antibióticos no es aconsejable para las mujeres embarazadas durante el primer trimestre, en esta situación el tratamiento natural puede ser la mejor opción.

Hay ciertas hierbas que poseen cualidades antibacterianas. El ajo y el extracto de hoja de olivo son un ejemplo. Pueden tomarse en forma de cápsulas. El consumo de ajos, uno o dos por día, ayudará a luchar contra el crecimiento bacteriano.

Estos y otros remedios y tratamientos naturales para la vaginosis bacteriana en el embarazo los puedes ver en el libro de Hanna Castelli “Alto Vaginosis Bacteriana”, visite la siguiente página:

http://libro.vaginosisbacteriana.org

Además de esto debe recordar que si está emabarazada debe evitar los baños de burbujas, duchas vaginales o desinfectantes, ya que destruyen los recursos naturales de la vagina para segregar los ácidos que ayudan a la prevención de la vaginosis bacteriana.

Muchas mujeres que jamás han contraído ninguna infección por vaginosis bacteriana, padecen su primer contagio durante la época de gestación sin que se haya producido ninguna causa aparente. La primera preocupación en estos casos es determinar cómo puede afectar eso al buen desarrollo del embarazo y si puede tener consecuencias negativas en el feto.

La vaginosis bacteriana en el embarazo junto con las infecciones en la orina son las patologías más frecuentes entre embarazadas, aunque los médicos no se ponen de acuerdo en determinar la causa que las produce, existen factores comunes en todos los casos que ayudan a determinar ciertas variantes como causas generales del problema. En otros casos, algún trastorno o deficiencia individual no tratado a tiempo puede ser el desencadenante de la infección si el organismo no consigue reaccionar a tiempo.

Como no siempre que se contrae la vulvovaginitis bacteriana viene acompañada de sintomatología, se debe indicar al médico en las revisiones ginecológicas del embarazo, cualquier anomalía o sospecha por mínima que sea para que se puedan determinar las pruebas concluyentes de la infección.

La primera preocupación de una mujer embarazada a la que le acaban de diagnosticar vaginosis bacteriana es si puede afectar negativamente a su embarazo y ocasionar daños en el feto. Si te encuentras en esta situación, lo primero que debes saber es que no tienes que preocuparte, ya que el feto cuenta con el escudo protector más poderoso de la naturaleza, que es la placenta.

La placenta es un magnifico filtro natural que delimita el organismo de la madre y el feto y una infección por bacterias no podría traspasarla. Para que te des cuenta de su eficacia, existen muchos casos documentados de mujeres con enfermedades graves como el SIDA o el Cáncer que han tenido hijos perfectamente sanos.

Si la vulvovaginitis bacteriana no es tratada a tiempo durante el embarazo, puede ocasionar problemas, porque aunque no afecte al feto de forma directa, se expande infectando los tejidos subyacentes a la vagina como el cuello del  útero, trompas de Falopio, ovarios, etc. Si esto llegara a ocurrir,  la infección se agudiza produciendo lo que se conoce como inflamación inflamatoria pélvica y puede producir contracciones uterinas que desencadenen en un parto prematuro.

Un parto prematuro siempre conlleva riesgos, gracias a los avances de la ciencia tenemos un alto índice de supervivencia en bebés prematuros, pero se puede evitar el riesgo controlando la infección a tiempo y evitando su expansión.

Lo más importante es seguir las indicaciones del médico en todo momento y no angustiarse con la salud de  la criatura, pues aunque los microorganismos patógenos como las bacterias de la vaginosis no puedan traspasar la placenta, los estados de angustia, preocupación y en general, todas las emociones tanto positivas como negativas de la madre, sí que afectan directa o indirectamente al feto.

Otro dato importante es que el sistema inmunológico responde positivamente ante estados de alegría y serenidad, y lo hace negativamente en estados de apatía y angustia. Si lo que pretendemos es mejorar la respuesta inmunológica para combatir la infección de la forma más contundente posible hay que hacer un sobre esfuerzo para no dejarse llevar por emociones ni sentimientos negativos.

¿Por qué se produce la vaginosis bacteriana en el embarazo?

Cualquier mujer en edad fértil está expuesta a contraer una infección bacteriana en alguna etapa de la vida, mientras algunas mujeres la padecen solo una vez, otras la sufren de manera recurrente y en muchos de esos casos  se padece en el embarazo.

Los casos de infecciones vaginales, al igual que los de orina, son muy frecuentes en el embarazo, obviamente si la mujer ha padecido previamente este tipo de infecciones antes del estado de gestación, será también propensa a padecerlas durante el embarazo, porque existe un predisposición a ello.

Lo que no está tan claro, es porque algunas mujeres que jamás han padecido infecciones, la sufren por primera vez cuando están embarazadas. Esto podría deberse a que los mecanismos de defensa se encuentra saturados por el consumo de recursos que conlleva la formación de un nuevo ser, esto no debería ser así en mujeres sanas, pero lo cierto es que el estilo de vida moderno contribuye a que muchas personas sufren carencias nutricionales sin saberlo.

Otro condicionante de peso en el estilo de vida moderno, es la adopción de ciertos vicios como el tabaco, el número de mujeres fumadoras se ha nivelado al número de hombres fumadores y esto es un gran problema. La mayoría de las mujeres fumadoras dejan el tabaco o reducen drásticamente su consumo al enterarse que están embarazadas, y  tan solo la minoría opta por seguir fumando.

Pero dejarlo cuando ya se está embarazada no es suficiente, el tabaco causa efectos nocivos acumulativos en el organismo y algunos pueden incluso afectar a la calidad reproductiva de la persona inhabilitando o suprimiendo determinados mecanismos indispensables que evitarían complicaciones que nunca deberían existir en un embarazo normal.

Uno de los muchos efectos que causa el tabaco en el organismo, es la reducción del oxigeno en la sangre, el oxigeno es transportado por el torrente sanguíneo a todos los órganos y tejidos del cuerpo para la renovación celular. El consumo de oxigeno aumenta significativamente en el embarazo, ya que la formación de un nuevo ser, precisa de millones de células nuevas cada día, por lo que el organismo de la mujer funcionará a pleno rendimiento durante nueve meses seguidos, dicho esfuerzo puede resultar verdaderamente extenuante si el organismo no está en condiciones.

Para evitar cualquier desajuste o carencia durante el embarazo, se debe mantener una dieta equilibrada y  actividad física moderada (caminar mínimo una hora diaria). También resulta muy positivo acudir a clases de preparación para el parto, esto a parte de disminuir la ansiedad a medida que se va acercando el momento, sirve para realizar ejercicios de respiración que contribuyen a aumentar el nivel de oxigeno en el cuerpo.

3 comentarios en “Vaginosis bacteriana en el embarazo

  1. hola alguin save como eliminar la candida bacteriana ya que estoy ya que estoy embarazada y desde antes de tener ami sugunda hija tengo esta enfermadad y eido al genecologo y solo me dan cremas vaginales y ovulos pero nada no me asen nada ni me quitan el mal olor ni la picazon y brujos alguien save que puedo aser gracias por su atencon

Deja un comentario