Mal Olor Vaginal: Que es y Como Tratar la Vaginosis Bacteriana

¿Qué es exactamente la vaginosis bacteriana, cómo te afecta y cómo puede tratarse?

La vaginosis afecta a muchas mujeres en todo el mundo. Es común experimentar los síntomas de la vaginosis bacteriana (mal olor vaginal, flujo excesivo y molestias y picor en la vagina) y asumir que es una infección por hongos, y por lo tanto hacer un tratamiento como tal, pero hay una diferencia muy, muy grande:

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección bacteriana y como su nombre indica necesita un tratamiento diferente enfocado en el equilibrio de las bacterias y su entorno. Aquí puedes ver el tratamiento.

Tanto si tienes una infección por hongos como por bacterias, en este artículo encontrarás información y productos como óvulos vaginales y cremas para ayudarte a solucionar tu problema.

Quizás Prefieras Recibir Esta Información Sobre Como Eliminar el Mal Olor Vaginal y la Vaginosis de Manera Privada y Confidencial

Deja tu email en el formulario de abajo y te mandaremos la información que necesitas:

  • Entiende las causas de las infecciones vaginales para evitarlas
  • Conoce lo que realmente funciona para eliminar el mal olor
  • Hábitos saludables para tu higiene íntima
  • Lo que debes evitar para que tu vagina huela mal y el flujo sea excesivo
  • La cura natural para la vaginosis bactariana

Causas de una infección por vaginosis bacteriana

Dicho coloquialmente, la VB es una infección que se produce debido a un desequilibrio entre “las bacterias buenas” y “las malas” de la vagina.

Un sistema inmunológico bajo puede desencadenar un brote de la vaginosis bacteriana. El sexo frecuente sin protección con una variedad de socios puede ser también una de las causas. Otra de las causas comunes es la ducha vaginal con demasiada frecuencia o el uso de jabones perfumados.

Incluso un estilo de vida poco saludable con malos hábitos alimenticios y consumo excesivo de alcohol y cigarrillos puede causar un mayor riesgo de la proliferación de Gardnerella vaginalis que es el bacilo que causa la infección por vaginosis bacteriana (VB).

Es importante mencionar también que la VB no es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Esto se ha demostrado ya que las mujeres que no son sexualmente activas también se infectan.

Tratamientos para la vaginosis bacteriana

Vulvovaginitis; tratamiento farmacológico

Supongamos que el médico diagnostica vaginosis bacteriana. Lo más probable es que te recete antibióticos, como cremas o píldoras. Respecto a esto hay 3 cosas a tener en cuenta:

1. Hay un número muy elevado de mujeres que vuelven a infectarse después del tratamiento con los antibióticos, la recurrencia de la vaginosis es especialmente normal si estás siendo tratada con antibióticos.

2. Los antibióticos pueden tener efectos secundarios o provocar alergias.

3. Los antibióticos, al eliminar también las “bacterias buenas” pueden causar otros tipos de infecciones al matar estas bacterias que protegen nuestro cuerpo. Es decir, que le pueden causas un nuevo desequilibrio bacteriano en la vagina.

Por lo tanto, el tratamiento con antibióticos es una solución temporal y no siempre es la mejor solución ni la que hemos de tomar a largo plazo.

Tratamiento natural

Pero la vaginosis bacteriana también puede ser tratada de una manera integral, desde dentro y desde la raíz, con métodos naturales.

Infórmate sobre el tratamiento natural de la vaginosis bacteriana en la siguiente web: libro.vaginosisbacteriana.org/, encontrarás información que te ayudará con tu problema.

Prevención de la Gardnerella vaginalis

La Gardnerella vaginalis es el bacilo implicado en la vaginosis bacteriana, dado que la causa exacta de este bacilo no es aún muy conocida, es difícil dar consejos precisos sobre cómo prevenirla. Sin embargo, puedes considerar los siguientes consejos de higiene:

  • No uses duchas vaginales. Este hábito, que es común en muchos países, es generalmente considerado como causante de alterar el equilibrio bacteriológico de la vagina.
  • Evita los tangas. Algunos expertos dicen que estos pueden transmitir los gérmenes del ano a la vagina.
  • Si se producen los ataques después de la relación, trata de dejar de tener relaciones sexuales por un tiempo.

La vaginosis bacteriana se ha vuelto muy común en estos días. Si tienes el diagnóstico o alguno de los síntomas que aquí hemos citado, te recomiendo conocer ==> este libro y el tratamiento natural que en el se expone.

Óvulos Para el Mal Olor del Flujo Vaginal

Otro tipo de tratamiento que a aveces es recomendado para las infecciones vaginales por hongos o para la vaginosis bacteriana es el tratamiento con óvulos vaginales.

Los óvulos son capsulas parecidas a un tampón que tienen un aplicador que dispensa dentro de la vagina los agentes antifúngicos para matar las levaduras y evitar su multiplicación. Casi todas las marcas o medicamentos para el mal olor de flujo vaginal contienen Clotrimazor o miconazol.

Marcas de óvulos vaginales

Algunos de los medicamentos o marcas más comunes son Flagystatin Óvulos Vaginales, Candidorm Pegaso, Monistat 3 Óvulos, Premeno, Miconaz Óvulos Vaginales, Cleocin Óvulos Vaginales o Canesten V Crema de día.

Existen varios productos que puedes comprar sin receta para eliminar el mal olor de la vulvovaginitis o las infecciones vaginales:

Premeno Duo. Resequedad e Infecciones Fúngicas

Prememo, 10 óvulos para resequedad e infección. Clic Aquí Para Comprar

 

Pegaso. Ovulos Vaginales

Pegaso. Ovulos para Candidiasis y Micosis. Clic Aquí Para Comprar

 

Los óvulos femeninos para el mal olor son productos que se encuentran en formatos de uno, tres, seis y siete días y se recetan según la gravedad de la infección. Se recomiendan introducirlos a fondo en la vagina para una mayor efectividad del tratamiento, y se recomienda hacerlo antes de ir a dormir.

Este tipo de medicamentos también se encuentran en formato de cremas para el mal olor vaginal que puedes aplicar para aliviar el picor y reducir el olor, tu médico según tus necesidades te aconsejará el formato más adecuado para ti.

GineCanesBalance

También queremos mencionar el nuevo gel vaginal para la vaginosis bacteriana GineCanesBalance, es un nuevo gel que se vende sin receta y que equilibra el pH de la vagina reduciendo así el olor y la proliferación de bacterias.

Lo puedes comprar en tu farmacia o parafarmacia, pero si quieres evitarte la verguenza lo puedes pedir por internet aquí y recibirlo en casa.

 

5 Remedios caseros para la vaginosis bacteriana

1.- Vinagre de Sidra de Manzana

Tiene un gran beneficio para la salud, muy útil para el tratamiento de toda infección vaginal, por sus propiedades anti-hongos, anti-microbianas, además controla PH de la vagina.

Pon en un recipiente limpio agua hervida tibia agrega 3 tazas de vinagre de sidra de manzana al agua, luego siéntate durante 30-40 minutos, has este procedimiento 6 veces a la semana.

Después lava tu parte íntima SOLO con agua tibia y un poco de vinagre de sidra de manzana.

Incluso mezcla una onza de vinagre de manzana con 10 onzas de agua hervida tibia y bébelo para normalizar el PH de tu organismo esto evita la multiplicación de los virus.

2.- La Grosella Espinosa

Es rica en vitamina C, purificador de sangre con tan SOLO comer la Grosella sentirá que el mal olor va desapareciendo cómela en crudo mézclalo en tu kuaker o en tus guisos.

Úsala una cucharada en polvo de grosella, una cucharadita de miel de abeja pura mézclalo muy bien formando una pasta y toma a diario por 30 días.

3.-Cúrcuma

Es una planta tropical, tiene frutos en forma de capsula de sabor muy amargo, sus propiedades anti-ulcerosas, contribuye en el mantenimiento del PH, mantiene la vagina protegida contra las infecciones virales, esto incluso FUNCIONA en la sequedad vaginal.

Añadí una cucharada de polvo de cúrcuma en un vaso de leche bien caliente diluye y bebe esto. Tómalo a diario hasta que vez los resultados positivos.

4.- El Ajo

En verdad es un antibiótico natural por su alta propiedad anti-fungidas, poderosa bactericida, normaliza el PH vaginal.

Úsalo como óvolo pela el ajos envuélvelo con un pedacito de gasa átale con hilo estéril para que puedas retirarlo con facilidad o puedes conseguirlo preparado en el HERBOLARIO bébelo de acuerdo a su indicación.

5.- Corteza de Neem

Su propiedad de este extracto de Corteza de Neem son antivirales, antifungidas y antibacterianas, evita la propagación del hongo candidiasis, gonorrea, clamidia, herpes.

Esto es muy efectivo lo consigues listo para beber en una tienda naturista.

Estas son algunas de los remedios que te ayudaran a disminuir el mal olor vaginal PERO si lo que quieres es elimnarla por completo y para siempre, te invito a leer aquí la guía Alto Vaginosis Bacteriana de la autora Hanna Castelli ex paciente de Vaginitis.

Recomendaciones:

Amiga, ten en cuenta estos consejos que tienes que tener para PREVENIR el mal olor genital.

  • Higiene adecuada, lava con agua y jabón de hierbas o carbólico NO perfumada porque contiene alcohol, el lavado adecuado es con agua en chorro.
  • NUNCA laves la vulva en exceso, es mejor utilizar agua SOLA para dejar funcionar el aceite natural de la zona.
  • Durante la menstruación ten más cuidado, cámbiate con frecuencia.
  • Limpieza adecuada anal y perineal.
  • NO utilices ropa ajustada porque altera la ventilación. Cámbiate tu ropa interior a diario.
  • NO consumas bebidas alcohólicas en exceso, ni productos artificiales, ni alimentos embolsados, ni condimentos excesos, etc
  • Conoce los tipos de flujo vaginal que existen y que pueden estar indicándote.

En verdad es incómodo en una mujer el mal olor vaginal que nos ocasiona la vaginitis. Claro es normal el olor natural de la vagina pero No excesivamente.

Si estos olores son excesivos es mejor actuar determinando el motivo del olor cual es la causa pueden ser muchas como son:

  • La mala higiene
  • Ropa interior no adecuada
  • Tener muchas parejas sexuales
  • Excesivo descenso
  • Infección urinaria mal curada

Toda mujer debe prevenir la aparición del mal olor de la vagina, como mujer debemos ser higiénicas y prevenidas usa de preferencia ropas interiores de algodón, si estas en casa usa faldas por ratos deja respirar la zona intima.

Hablando de la higiene personal, se higiénica PERO demasiada higiene conlleva al mal olor vaginal, esto debido a que la vagina tiene su propio sistema de higiene.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (18 votos, promedio: 3,83 de 5)
Cargando…

La desventaja de los antibióticos en el tratamiento de la vaginosis bacteriana

Los antibióticos son una droga increíblemente maravillosa  a la que debemos estar agradecidos, pero tienen un montón de efectos negativos  de los que no se oye hablar muy a menudo. 8YEUD8VZ3D2C

Aquí hay algo de información rápida y curiosa sobre los antibióticos que quizás no sepa:

* Los antibióticos comúnmente causan malestar estomacal, náuseas, y mareos.

* Los antibióticos como el metronidazol (utilizado para el tratamiento de VB)  nunca se debe combinar con alcohol porque puede causar efectos secundarios graves.

* Los antibióticos crean cepas más fuertes de bacterias.

* En el corto plazo, los antibióticos estimulan su sistema inmunológico.  Actúan como un sustituto de lo que su sistema inmunológico supuestamente debe hacer por sí mismo. Pero en el largo plazo, la investigación ha demostrado  que  el uso repetido de antibióticos reducirá drásticamente la capacidad del cuerpo para defenderse, causando repetidas reinfecciones.

No se permita quedar atrapada en el ciclo de  tomar antibióticos una y otra vez. Es malo para el sistema inmunológico y la hará más propensa a  infecciones de todo tipo.

>> Aprenda aquí como deshacerse de la VB sin utilizar antibióticos << y permítale a su cuerpo desempeñar sus funciones inmunológicas de forma sana y natural.

¿Cómo saber si tengo vaginosis bacteriana? Síntomas

Las dos principales síntomas de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección vaginal que comúmente se dá en mujeres en edad fértil. Estos son los dos síntomas más comunes la vaginosis bacteriana:

Síntoma # 1: Flujo vaginal balnquecino o grisáceo 

Si usted tiene vaginosis bacteriana, puede tener un flujo vaginal de color blanco o grisáceo. Usted puede experimentar este flujo como una descarga muy fuerte o simplemente como un pequeño goteo.

Síntoma # 2: Mal olor vaginal

Es muy común que el flujo vaginal tenga un desagradable olor a pescado. En la mayoría de los casos este olor es casi imperceptible, pero hay ocasiones en las que pueden ser especialmente fuerte, sobre todo después de tener relaciones sexuales.

¿Picazón y quemazón son  también síntomas de la vaginosis bacteriana?

Hay mucha información que dice que pa picazón o quemazón son síntomas comunes de la infección vaginosis bacteriana, pero esto no siempre es cierto.

Cuando usted tiene picazón o malestar en la vagina, lo más probable es que su médico sospeche de un tipo diferente de infección, como una infección por levaduras.

Diagnósticos alternativos ¿Qué otra cosa podría ser si no es vaginosis bacteriana?

Diagnóstico alternativo# 1: Infección por levaduras (candidiasis)

Estos son algunos de los sóntomas:

  • Flujo blanco de consistencia como de requesón
  • Hinchazón y dolor alrededor de la vulva
  • Comezón intensa
  • Relaciones sexuales dolorosas

Diagnóstico Alternativo # 2: Tricomoniasis

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual causada por un parásito microscópico,que puede ser tratada con antibióticos. Los síntomas son los siguientes:

  • Una secreción acuosa de color amarillento o verdoso normalmente espumosa
  • Un mal olor que puede ser difícil de distinguir por el olor de la vaginosis bacteriana
  • Picazón vaginal
  • Dolor y comezón al orinar y/o tener sexo

 Otros diagnósticos alternativos

Otras infecciones que pueden causar un flujo vaginal fuera de lo normal son producidas por dos infecciones de transmisión sexual, la clamidia y la gonorrea.

¿Cómo saber si tengo vaginosis bacteriana y no otra cosa?

Como he dicho, la vaginosis bacteriana es una de las infecciones vaginales más comunes, si usted tiene un flujo vaginal blanquecino o excesivo, y un mal olor vaginal como a pescado sin ningún tipo de picazón o malestar, es muy probable que usted tenga vaginosis bacteriana (VB).

Si usted tiene un kit para medir el nivel de pH de su vagina, ustes puede deteminar que tiene VB si el nivel de pH es alto.

Pero la única manera de tener un diagnóstico definitivo es visitando a su médico. Su médico enviará una pequeña muestra de su fluido vaginal al laboratorio para su análisis. Los resultados de este análisis serán más precisos que cualquier otro método.

Informese sobre el tratamiento natural de la vaginosis bacteriana en la siguiente web: http://libro.vaginosisbacteriana.org/, encontrará información que le ayudará con su problema.

La sintomatología que comúnmente acompaña a la infección de vulvovaginitis bacteriana, no suele ser un factor exacto que confirme la existencia de la misma, por lo que se precisan de pruebas clínicas precisas que determinen su existencia para programar su curación.

Los síntomas comunes de la vaginosis bacteriana suelen presentar secreciones vaginales incoloras o de color grisáceo que se describen por las afectadas con un desagradable olor a pescado y que por lo general no suele venir acompañado por ardor o escozor como suele ser común en las infecciones producidas por hongos como la Candida Albicans.

La vaginosis bacteriana es producida por la Gardenella Vaginalis, dicha bacteria en sí misma no es peligrosa, ya que constituye parte de la flora vaginal donde es controlada por otros microorganismos y no presenta peligros de proliferación.

Cuando la flora vaginal se desequilibra por circunstancias internas o externas, la gardenella vaginalis se descontrola, se vuelve invasiva  e interactúa negativamente con otros microorganismos produciendo la infección conocida como vaginosis bacteriana que puede conllevar a una enfermedad inflamatoria pélvica si no se consigue controlar y se expande infectando los tejidos subyacentes a la vagina.

Detectar la vaginosis bacteriana sin recurrir a pruebas clínicas resulta extremadamente difícil ya que no todas las mujeres padecen los síntomas característicos de la infección ni las secreciones descritas anteriormente.

Durante las relaciones sexuales, es posible que se incremente el olor desagradable, pero si no se han tenido secreciones, es posible que la infección pase desapercibida, pues no suele causar dolor ni molestias durante el coito ni tampoco dolor ni escozor. Por tanto, la única forma de confirmar la existencia de infección, consiste en aislar una muestra en un laboratorio de las secreciones vaginales obtenidas a través del exudado vaginal para poder determinar el tratamiento y su duración.

En casos agudos de infección las cantidades de fluido vaginal pueden ser considerables y el mal olor que desprende puede hacer que la mujer afectada se sienta incomoda o avergonzada impidiéndole relacionarse normalmente con su entorno o con su pareja.

Mientras permanezcan los síntomas debe evitarse el contacto sexual dentro de lo posible y utilizar un medio barrera como el preservativo.  La gardenella vaginalis no es una bacteria de transmisión sexual, aunque durante mucho tiempo se creyó que sí lo era, lo cierto es que cualquier mujer puede padecer esta infección aún cuando nunca haya mantenido relaciones sexuales.

La gardenella vaginalis tampoco se contrae por otra vía externa como los lavabos públicos, por lo que el motivo de mantener abstinencia sexual mientras dure la infección o usar preservativos, no es por el contagio, la pareja tampoco es necesario que se trate ya que se trata de una bacteria endógena . La razón por la cual se recomiendan estas medidas es porque los fluidos que se intercambian durante el acto sexual “alimentan” a los patógenos que  interactúan con la bacteria favoreciendo su expansión.

Vaginosis bacteriana en el embarazo

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección común en la mujer. Es causada por un desequilibrio en el pH que altera la flora bacteriana natural de la vagina. Si el flujo vaginal, especialmente después del sexo, tiene un olor desagradable, usted podría padecer vagisnosis bacteriana.

Una estadística aproximada dice que el 20% de las mujeres embarazadas pueden infectarse de vaginosis bacteriana. Cuando no es diagnosticada ni tratada puede dar lugar a calambres estomacales, parto difícil o incluso puede provocar una intoxicación en el feto. Los bebés pueden nacer prematuramente o con bajo peso. Además, esta infección no tratada puede dañar las trompas de falopio y conducir a la infertilidad.

Tratamiento para la vulvovaginitis bacteriana durante el embarazo

Aunque el tratamiento médico consiste en tomar antibióticos por vía oral o a través de la vagina para matar las bacterias, el problema es que al matar estas bacterias también se matan otros ajentes necesarios, debido a esto, las mujeres que alguna vez han sufrido de vaginosis bacteriana pueden infectarse de nuevo ya que esta infección se produce por un desequilibrio de ajentes y bacterias en la vagina.

Además, la medicación con antibióticos no es aconsejable para las mujeres embarazadas durante el primer trimestre, en esta situación el tratamiento natural puede ser la mejor opción.

Hay ciertas hierbas que poseen cualidades antibacterianas. El ajo y el extracto de hoja de olivo son un ejemplo. Pueden tomarse en forma de cápsulas. El consumo de ajos, uno o dos por día, ayudará a luchar contra el crecimiento bacteriano.

Estos y otros remedios y tratamientos naturales para la vaginosis bacteriana en el embarazo los puedes ver en el libro de Hanna Castelli “Alto Vaginosis Bacteriana”, visite la siguiente página:

http://libro.vaginosisbacteriana.org

Además de esto debe recordar que si está emabarazada debe evitar los baños de burbujas, duchas vaginales o desinfectantes, ya que destruyen los recursos naturales de la vagina para segregar los ácidos que ayudan a la prevención de la vaginosis bacteriana.

Muchas mujeres que jamás han contraído ninguna infección por vaginosis bacteriana, padecen su primer contagio durante la época de gestación sin que se haya producido ninguna causa aparente. La primera preocupación en estos casos es determinar cómo puede afectar eso al buen desarrollo del embarazo y si puede tener consecuencias negativas en el feto.

La vaginosis bacteriana en el embarazo junto con las infecciones en la orina son las patologías más frecuentes entre embarazadas, aunque los médicos no se ponen de acuerdo en determinar la causa que las produce, existen factores comunes en todos los casos que ayudan a determinar ciertas variantes como causas generales del problema. En otros casos, algún trastorno o deficiencia individual no tratado a tiempo puede ser el desencadenante de la infección si el organismo no consigue reaccionar a tiempo.

Como no siempre que se contrae la vulvovaginitis bacteriana viene acompañada de sintomatología, se debe indicar al médico en las revisiones ginecológicas del embarazo, cualquier anomalía o sospecha por mínima que sea para que se puedan determinar las pruebas concluyentes de la infección.

La primera preocupación de una mujer embarazada a la que le acaban de diagnosticar vaginosis bacteriana es si puede afectar negativamente a su embarazo y ocasionar daños en el feto. Si te encuentras en esta situación, lo primero que debes saber es que no tienes que preocuparte, ya que el feto cuenta con el escudo protector más poderoso de la naturaleza, que es la placenta.

La placenta es un magnifico filtro natural que delimita el organismo de la madre y el feto y una infección por bacterias no podría traspasarla. Para que te des cuenta de su eficacia, existen muchos casos documentados de mujeres con enfermedades graves como el SIDA o el Cáncer que han tenido hijos perfectamente sanos.

Si la vulvovaginitis bacteriana no es tratada a tiempo durante el embarazo, puede ocasionar problemas, porque aunque no afecte al feto de forma directa, se expande infectando los tejidos subyacentes a la vagina como el cuello del  útero, trompas de Falopio, ovarios, etc. Si esto llegara a ocurrir,  la infección se agudiza produciendo lo que se conoce como inflamación inflamatoria pélvica y puede producir contracciones uterinas que desencadenen en un parto prematuro.

Un parto prematuro siempre conlleva riesgos, gracias a los avances de la ciencia tenemos un alto índice de supervivencia en bebés prematuros, pero se puede evitar el riesgo controlando la infección a tiempo y evitando su expansión.

Lo más importante es seguir las indicaciones del médico en todo momento y no angustiarse con la salud de  la criatura, pues aunque los microorganismos patógenos como las bacterias de la vaginosis no puedan traspasar la placenta, los estados de angustia, preocupación y en general, todas las emociones tanto positivas como negativas de la madre, sí que afectan directa o indirectamente al feto.

Otro dato importante es que el sistema inmunológico responde positivamente ante estados de alegría y serenidad, y lo hace negativamente en estados de apatía y angustia. Si lo que pretendemos es mejorar la respuesta inmunológica para combatir la infección de la forma más contundente posible hay que hacer un sobre esfuerzo para no dejarse llevar por emociones ni sentimientos negativos.

¿Por qué se produce la vaginosis bacteriana en el embarazo?

Cualquier mujer en edad fértil está expuesta a contraer una infección bacteriana en alguna etapa de la vida, mientras algunas mujeres la padecen solo una vez, otras la sufren de manera recurrente y en muchos de esos casos  se padece en el embarazo.

Los casos de infecciones vaginales, al igual que los de orina, son muy frecuentes en el embarazo, obviamente si la mujer ha padecido previamente este tipo de infecciones antes del estado de gestación, será también propensa a padecerlas durante el embarazo, porque existe un predisposición a ello.

Lo que no está tan claro, es porque algunas mujeres que jamás han padecido infecciones, la sufren por primera vez cuando están embarazadas. Esto podría deberse a que los mecanismos de defensa se encuentra saturados por el consumo de recursos que conlleva la formación de un nuevo ser, esto no debería ser así en mujeres sanas, pero lo cierto es que el estilo de vida moderno contribuye a que muchas personas sufren carencias nutricionales sin saberlo.

Otro condicionante de peso en el estilo de vida moderno, es la adopción de ciertos vicios como el tabaco, el número de mujeres fumadoras se ha nivelado al número de hombres fumadores y esto es un gran problema. La mayoría de las mujeres fumadoras dejan el tabaco o reducen drásticamente su consumo al enterarse que están embarazadas, y  tan solo la minoría opta por seguir fumando.

Pero dejarlo cuando ya se está embarazada no es suficiente, el tabaco causa efectos nocivos acumulativos en el organismo y algunos pueden incluso afectar a la calidad reproductiva de la persona inhabilitando o suprimiendo determinados mecanismos indispensables que evitarían complicaciones que nunca deberían existir en un embarazo normal.

Uno de los muchos efectos que causa el tabaco en el organismo, es la reducción del oxigeno en la sangre, el oxigeno es transportado por el torrente sanguíneo a todos los órganos y tejidos del cuerpo para la renovación celular. El consumo de oxigeno aumenta significativamente en el embarazo, ya que la formación de un nuevo ser, precisa de millones de células nuevas cada día, por lo que el organismo de la mujer funcionará a pleno rendimiento durante nueve meses seguidos, dicho esfuerzo puede resultar verdaderamente extenuante si el organismo no está en condiciones.

Para evitar cualquier desajuste o carencia durante el embarazo, se debe mantener una dieta equilibrada y  actividad física moderada (caminar mínimo una hora diaria). También resulta muy positivo acudir a clases de preparación para el parto, esto a parte de disminuir la ansiedad a medida que se va acercando el momento, sirve para realizar ejercicios de respiración que contribuyen a aumentar el nivel de oxigeno en el cuerpo.

Higiene vaginal

Una buena higiene vaginal es importante a la hora de prevenir la vaginosis bacteriana u otras infecciones, siempre hay que evitar o reducir al máximo las excesivas duchas directas, los baños de espuma, los aerosoles de higiene femenina y los perfumes para la zona.

En este video la ginególoga Jeannette Marchena nos cuenta algunos consejos sobre la higiene vaginal.

Prevención y Tratamiento de la Vaginosis Bacteriana

Una de las infecciones vaginales más desagradables es la vaginosis bacteriana. Esta es una de las tres infecciones vaginales más comunes que incluyen también la tricomoniasis, que es una ETS, y una infección por levaduras causadas por hongos. En este artículo se discute el tratamiento de la vaginosis bacteriana y su prevención.

Esta es una infección que se asocia muchas veces con el embarazo, aproximadamente un tercio de todas las mujeres embarazadas están infectadas con la enfermedad por lo que es fundamental que el tratamiento se haga lo más pronto posible para evitar complicaciones en el parto.

Aunque la vaginitis bacteriana puede conducir a una mayor vulnerabilidad hacia enfermedades de transmisión sexual si no se trata, no se considera en si misma una ETS.

Aunque las causas de la vaginosis bacteriana no se conocen claramente, tener múltiples parejas sexuales es un posible desencadenante de la enfermedad. También las duchas vaginales ha sido vinculadas al aumento del riesgo.

Este tipo de infección vaginal se produce cuando hay un desequilibrio en los diferentes tipos de bacterias de la vagina. Estas bacterias cuando funcionan con normalidad mantienen los niveles de pH normales en la vagina. Un desequilibrio de ciertas bacterias “dañinas” en la vagina en contraposición a otras bacteria “buenas” conduce a diversas infecciones vaginales.

La secreción anormal asociada con la vaginosis bacteriana tiene como síntoma un desagradable olor “a pescado” que sale de la vagina (mal olor vaginal). Este suele ser uno de los principales síntomas de este tipo de infección. La secreción anormal suele ser fina y blanca o de color gris. Si usted piensa que su descarga es excesiva en relación a su flujo normal, esto podría ser el primer signo de una infección.

Vaginosis bacteriana tratamiento

Los métodos tradicionales de tratamiento suelen consistir en antibióticos que son recetados por el médico y se toman por vía oral o se aplican localmente en la vagina. Las mujeres embarazadas deben tener cuidado con cualquier tratamiento y deben consultar a un médico antes de comenzar.

Debido a que la medicina tradicional no trata la causa subyacente de la vaginitiss bacteriana, casi el 50% de las mujeres que reciben tratamiento tradicional para la vaginosis bacteriana desarrollan de nuevo la infección durante el siguiente año después del tratamiento.

Los tratamientos naturales o las opciones de tratamiento integral proporcionan en muchos casos la mejor solución para la vaginitis bacteriana porque se centran en tratar a la causa raíz del problema. Otra ventaja es que no tienen efectos secundarios y tienen un costo significativamente menor que los tratamientos químicos.

Uno de estos tratamiento naturales e integrales es el de Alto Vaginosis Bacteriana, haga click en el enlace para conocerlo.

La Vagina por ser conducto membranoso del aparato reproductor de las mujeres  y pone en comunicación útero y vulva, es por eso es la parte húmeda.

Y suele tener un olor pero si el olor es demasiado nauseabundo ya no es normal, en verdad esto es vergonzoso debemos obedecer tu cuerpo te manda un mensaje que algo anda mal.

Este olor indeseable podemos eliminar con remedios caseros, saber determinar el motivo de ese olor excesivo.

  • Ropa interior ajustada.
  • No lavarse adecuadamente después de tener relaciones sexuales.
  • Falta de higiene.
  • Infección vaginal.
  • Enfermedad de transmisión sexual.
  • Alteración de ph intimo

Ojo, si haces tú higiene vaginal excesivamente puede matar la flora de la vagina, esto hace que la vagina sea vulnerable a los virus e empieza el olor no deseado.

Si el mal olor es a causa de transmisión sexual, infección etc. Debemos empezar a tratar de inicio viendo la causa y síntomas,

Prevención de la vaginosis bacteriana

Aunque no hay una sola causa principal identificada , mantener una dieta adecuada y la adopción de un estilo de vida saludable es el mejor método preventivo. Si usted fuma, tenga en cuenta medidas para ayudar a dejar de fumar. Otros consejos adicionales para disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad:

a. La eliminación de las duchas vaginales

b. La reducción del número de parejas sexuales

c. Use el condón durante las relaciones sexuales

d. Evitar baños de espuma, aerosoles de higiene femenina y perfumes para la zona

e. Limpiese  de adelante hacia atrás después de orinar para evitar el contacto con el recto