¿Cómo saber si tengo vaginosis bacteriana? Síntomas

Las dos principales síntomas de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección vaginal que comúmente se dá en mujeres en edad fértil. Estos son los dos síntomas más comunes la vaginosis bacteriana:

Síntoma # 1: Flujo vaginal balnquecino o grisáceo 

Si usted tiene vaginosis bacteriana, puede tener un flujo vaginal de color blanco o grisáceo. Usted puede experimentar este flujo como una descarga muy fuerte o simplemente como un pequeño goteo.

Síntoma # 2: Mal olor vaginal

Es muy común que el flujo vaginal tenga un desagradable olor a pescado. En la mayoría de los casos este olor es casi imperceptible, pero hay ocasiones en las que pueden ser especialmente fuerte, sobre todo después de tener relaciones sexuales.

¿Picazón y quemazón son  también síntomas de la vaginosis bacteriana?

Hay mucha información que dice que pa picazón o quemazón son síntomas comunes de la infección vaginosis bacteriana, pero esto no siempre es cierto.

Cuando usted tiene picazón o malestar en la vagina, lo más probable es que su médico sospeche de un tipo diferente de infección, como una infección por levaduras.

Diagnósticos alternativos ¿Qué otra cosa podría ser si no es vaginosis bacteriana?

Diagnóstico alternativo# 1: Infección por levaduras (candidiasis)

Estos son algunos de los sóntomas:

  • Flujo blanco de consistencia como de requesón
  • Hinchazón y dolor alrededor de la vulva
  • Comezón intensa
  • Relaciones sexuales dolorosas

Diagnóstico Alternativo # 2: Tricomoniasis

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual causada por un parásito microscópico,que puede ser tratada con antibióticos. Los síntomas son los siguientes:

  • Una secreción acuosa de color amarillento o verdoso normalmente espumosa
  • Un mal olor que puede ser difícil de distinguir por el olor de la vaginosis bacteriana
  • Picazón vaginal
  • Dolor y comezón al orinar y/o tener sexo

 Otros diagnósticos alternativos

Otras infecciones que pueden causar un flujo vaginal fuera de lo normal son producidas por dos infecciones de transmisión sexual, la clamidia y la gonorrea.

¿Cómo saber si tengo vaginosis bacteriana y no otra cosa?

Como he dicho, la vaginosis bacteriana es una de las infecciones vaginales más comunes, si usted tiene un flujo vaginal blanquecino o excesivo, y un mal olor vaginal como a pescado sin ningún tipo de picazón o malestar, es muy probable que usted tenga vaginosis bacteriana (VB).

Si usted tiene un kit para medir el nivel de pH de su vagina, ustes puede deteminar que tiene VB si el nivel de pH es alto.

Pero la única manera de tener un diagnóstico definitivo es visitando a su médico. Su médico enviará una pequeña muestra de su fluido vaginal al laboratorio para su análisis. Los resultados de este análisis serán más precisos que cualquier otro método.

Informese sobre el tratamiento natural de la vaginosis bacteriana en la siguiente web: http://libro.vaginosisbacteriana.org/, encontrará información que le ayudará con su problema.

La sintomatología que comúnmente acompaña a la infección de vulvovaginitis bacteriana, no suele ser un factor exacto que confirme la existencia de la misma, por lo que se precisan de pruebas clínicas precisas que determinen su existencia para programar su curación.

Los síntomas comunes de la vaginosis bacteriana suelen presentar secreciones vaginales incoloras o de color grisáceo que se describen por las afectadas con un desagradable olor a pescado y que por lo general no suele venir acompañado por ardor o escozor como suele ser común en las infecciones producidas por hongos como la Candida Albicans.

La vaginosis bacteriana es producida por la Gardenella Vaginalis, dicha bacteria en sí misma no es peligrosa, ya que constituye parte de la flora vaginal donde es controlada por otros microorganismos y no presenta peligros de proliferación.

Cuando la flora vaginal se desequilibra por circunstancias internas o externas, la gardenella vaginalis se descontrola, se vuelve invasiva  e interactúa negativamente con otros microorganismos produciendo la infección conocida como vaginosis bacteriana que puede conllevar a una enfermedad inflamatoria pélvica si no se consigue controlar y se expande infectando los tejidos subyacentes a la vagina.

Detectar la vaginosis bacteriana sin recurrir a pruebas clínicas resulta extremadamente difícil ya que no todas las mujeres padecen los síntomas característicos de la infección ni las secreciones descritas anteriormente.

Durante las relaciones sexuales, es posible que se incremente el olor desagradable, pero si no se han tenido secreciones, es posible que la infección pase desapercibida, pues no suele causar dolor ni molestias durante el coito ni tampoco dolor ni escozor. Por tanto, la única forma de confirmar la existencia de infección, consiste en aislar una muestra en un laboratorio de las secreciones vaginales obtenidas a través del exudado vaginal para poder determinar el tratamiento y su duración.

En casos agudos de infección las cantidades de fluido vaginal pueden ser considerables y el mal olor que desprende puede hacer que la mujer afectada se sienta incomoda o avergonzada impidiéndole relacionarse normalmente con su entorno o con su pareja.

Mientras permanezcan los síntomas debe evitarse el contacto sexual dentro de lo posible y utilizar un medio barrera como el preservativo.  La gardenella vaginalis no es una bacteria de transmisión sexual, aunque durante mucho tiempo se creyó que sí lo era, lo cierto es que cualquier mujer puede padecer esta infección aún cuando nunca haya mantenido relaciones sexuales.

La gardenella vaginalis tampoco se contrae por otra vía externa como los lavabos públicos, por lo que el motivo de mantener abstinencia sexual mientras dure la infección o usar preservativos, no es por el contagio, la pareja tampoco es necesario que se trate ya que se trata de una bacteria endógena . La razón por la cual se recomiendan estas medidas es porque los fluidos que se intercambian durante el acto sexual “alimentan” a los patógenos que  interactúan con la bacteria favoreciendo su expansión.

Higiene vaginal

Una buena higiene vaginal es importante a la hora de prevenir la vaginosis bacteriana u otras infecciones, siempre hay que evitar o reducir al máximo las excesivas duchas directas, los baños de espuma, los aerosoles de higiene femenina y los perfumes para la zona.

En este video la ginególoga Jeannette Marchena nos cuenta algunos consejos sobre la higiene vaginal.

Prevención y Tratamiento de la Vaginosis Bacteriana

Una de las infecciones vaginales más desagradables es la vaginosis bacteriana. Esta es una de las tres infecciones vaginales más comunes que incluyen también la tricomoniasis, que es una ETS, y una infección por levaduras causadas por hongos. En este artículo se discute el tratamiento de la vaginosis bacteriana y su prevención.

Esta es una infección que se asocia muchas veces con el embarazo, aproximadamente un tercio de todas las mujeres embarazadas están infectadas con la enfermedad por lo que es fundamental que el tratamiento se haga lo más pronto posible para evitar complicaciones en el parto.

Aunque la vaginitis bacteriana puede conducir a una mayor vulnerabilidad hacia enfermedades de transmisión sexual si no se trata, no se considera en si misma una ETS.

Aunque las causas de la vaginosis bacteriana no se conocen claramente, tener múltiples parejas sexuales es un posible desencadenante de la enfermedad. También las duchas vaginales ha sido vinculadas al aumento del riesgo.

Este tipo de infección vaginal se produce cuando hay un desequilibrio en los diferentes tipos de bacterias de la vagina. Estas bacterias cuando funcionan con normalidad mantienen los niveles de pH normales en la vagina. Un desequilibrio de ciertas bacterias “dañinas” en la vagina en contraposición a otras bacteria “buenas” conduce a diversas infecciones vaginales.

La secreción anormal asociada con la vaginosis bacteriana tiene como síntoma un desagradable olor “a pescado” que sale de la vagina (mal olor vaginal). Este suele ser uno de los principales síntomas de este tipo de infección. La secreción anormal suele ser fina y blanca o de color gris. Si usted piensa que su descarga es excesiva en relación a su flujo normal, esto podría ser el primer signo de una infección.

Vaginosis bacteriana tratamiento

Los métodos tradicionales de tratamiento suelen consistir en antibióticos que son recetados por el médico y se toman por vía oral o se aplican localmente en la vagina. Las mujeres embarazadas deben tener cuidado con cualquier tratamiento y deben consultar a un médico antes de comenzar.

Debido a que la medicina tradicional no trata la causa subyacente de la vaginitiss bacteriana, casi el 50% de las mujeres que reciben tratamiento tradicional para la vaginosis bacteriana desarrollan de nuevo la infección durante el siguiente año después del tratamiento.

Los tratamientos naturales o las opciones de tratamiento integral proporcionan en muchos casos la mejor solución para la vaginitis bacteriana porque se centran en tratar a la causa raíz del problema. Otra ventaja es que no tienen efectos secundarios y tienen un costo significativamente menor que los tratamientos químicos.

Uno de estos tratamiento naturales e integrales es el de Alto Vaginosis Bacteriana, haga click en el enlace para conocerlo.

La Vagina por ser conducto membranoso del aparato reproductor de las mujeres  y pone en comunicación útero y vulva, es por eso es la parte húmeda.

Y suele tener un olor pero si el olor es demasiado nauseabundo ya no es normal, en verdad esto es vergonzoso debemos obedecer tu cuerpo te manda un mensaje que algo anda mal.

Este olor indeseable podemos eliminar con remedios caseros, saber determinar el motivo de ese olor excesivo.

  • Ropa interior ajustada.
  • No lavarse adecuadamente después de tener relaciones sexuales.
  • Falta de higiene.
  • Infección vaginal.
  • Enfermedad de transmisión sexual.
  • Alteración de ph intimo

Ojo, si haces tú higiene vaginal excesivamente puede matar la flora de la vagina, esto hace que la vagina sea vulnerable a los virus e empieza el olor no deseado.

Si el mal olor es a causa de transmisión sexual, infección etc. Debemos empezar a tratar de inicio viendo la causa y síntomas,

Prevención de la vaginosis bacteriana

Aunque no hay una sola causa principal identificada , mantener una dieta adecuada y la adopción de un estilo de vida saludable es el mejor método preventivo. Si usted fuma, tenga en cuenta medidas para ayudar a dejar de fumar. Otros consejos adicionales para disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad:

a. La eliminación de las duchas vaginales

b. La reducción del número de parejas sexuales

c. Use el condón durante las relaciones sexuales

d. Evitar baños de espuma, aerosoles de higiene femenina y perfumes para la zona

e. Limpiese  de adelante hacia atrás después de orinar para evitar el contacto con el recto